SALUD MENTAL

De locos y asustados, de miedosos e imperfectos, de loqueros o pacientes de manicomio está lleno el mundo, o eso es lo que creen aquellos que aún no han sufrido la enfermedad invisible. Aquella que te inunda en forma de diferentes facetas, pues antaño no se dejaba o no se permitía sentir cómo ahora. Nos enfrentamos a enfermedades que necesitan comprensión, que deben ser curadas por médicos que no les han permitido comprender.La salud mental, aquella tan igual que una torcedura de tobillo o una gripe, ahora ya no está escondida.

El futuro incierto, el miedo a lo que viene, la razón por la que ya no vuelas, lo que genera ese miedo, esos llantos, el trabajo, el salario, los problemas, las acusaciones, los achaques, el tiempo, esa respuesta, las redes, que ya no está, que no va a volver, que no te quiso, que te engañó, que el perro ha muerto, que el coche hay que repararlo, las facturas, antes de tiempo, los miedos, los simples y agobiantes miedos.

Salud mental, siempre estuvo, bajo un mantra, un tabú, algo que nunca entendimos y que todos sufrimos. Ya ha llegado.

¿Aportas o destruyes?

¿Quieres comprar este print? PINCHA AQUÍ!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.